SHARE
Then-West Virginia Gov. Joe Manchin talks to President Obama at a memorial service for Sen. Robert Byrd. Manchin, who now holds Byrd's Senate seat, is up for re-election next year in a state that voted for John McCain.

Las falsas garantías a los votantes de Georgia son una cínica toma de poder

A pesar de las garantías del senador Joe Manchin de lo contrario, los votantes de Georgia deben asumir que un Senado controlado por los demócratas acabaría con el filibusterismo y aumentaría el número de magistrados de la Corte Suprema.

Manchin le dijo a Fox News, “Quiero disipar esos temores… No votaré para aumentar el número de magistrados a las cortes [o] terminar con el filibusterismo”. Sin embargo, los demócratas necesitan una corte servil y un Senado con mayoría simple para promulgar sus planes radicales, y Manchin no tendrá más remedio que cumplir o perder su escaño.

Para garantizar que la política de America-first no vuelva, los mercantilistas, incluyendo los dueños de los medios de comunicación, deben asegurar el control demócrata de los tres organismos del Estado. Para ello, los demócratas Raphael Warnock y Jon Ossoff deben derrotar a los republicanos Kelly Loeffler y David Purdue en sus respectivas elecciones.

El espectro comunista

El senador Bernie Sanders dijo en la Convención Nacional Demócrata de 2020, “Muchas de las ideas por las que luchamos, que hace solo unos años se consideraban ‘radicales’, ahora son populares”. Las promesas demócratas de justicia social, de atención médica y educación gratuita llevaron a los floridanos de ascendencia cubana, venezolana y nicaragüense a votar por los republicanos. El resto del país necesita entender que hablan con profundo conocimiento del comunismo desde sus países de origen.

Las políticas mercantilistas, globalistas y socialistas han perjudicado a los trabajadores y a las pequeñas empresas. Después de los resultados positivos de la política del presidente Donald Trump de “America-first”, el regreso al globalismo daría a los republicanos victorias electorales en futuras elecciones. Solo a través del fraude pueden los demócratas ser reelectos.

La administración Biden está esperando para acabar con las investigaciones de Durham y Biden, y reemplazar los fiscales especiales. Habiendo obstruido con éxito las acciones penales, los Demócratas serían vulnerables a estas si permitieran a los Republicanos regresar al poder.

Cuando la Corte Suprema se negó a escuchar el caso de Texas, los demócratas en los estados indecisos recibieron licencia para cometer fraude. Seguirán haciéndolo en Georgia para la segunda vuelta de las elecciones al Senado y en todas las elecciones posteriores, con la ayuda de un Senado controlado por los demócratas.

Los demócratas pretenden llenar la Corte con jueces dispuestos a violar la Constitución para lograr sus objetivos políticos. En 1990, los marxistas abandonaron las revueltas armadas y optaron por la subversión interna, empezando por el poder judicial. Su larga marcha está casi completa.

El falso profeta

No podemos depender de Manchin para evitar que la marcha continúe.

Si los demócratas toman los dos escaños del Senado de Georgia, Manchin se enfrentará a una enorme presión para que abandone sus promesas. Si se niega, los demócratas arruinarán sus posibilidades de reelección en las primarias. Si Manchin incumple, no tendrá ninguna posibilidad de reelección en un estado que Trump ganó por 40 puntos.

La carrera de Manchin en el Senado terminaría como demócrata, desafiara o no a los líderes de su partido. La única forma de que continúe en el Senado sería como republicano.

Manchin podría beneficiarse económicamente si votara para ponerle fin al filibusterismo y aumentar el número de magistrados en la Corte. Los mercantilistas que derribaron a Trump por su política hacia China tienen dinero ilimitado. Ofrecerían a Manchin puestos en juntas directivas y otros negocios. Los acuerdos bien estructurados no serían vulnerables a los procesos de soborno. Además, la justicia demócrata no lo procesaría de todos modos.

Solo Manchin sabe si continuar su carrera en el Senado como republicano o tomar un barril de dinero de los mercantilistas es más importante para él.

En cuanto a la credibilidad de Manchin, tenemos pruebas fiables de que comparte los principios demócratas —es decir, ninguno—. Manchin votó a favor de destituir a Trump en el juicio político del Senado.

La acusación del juicio político dependió de la motivación de Trump al sugerir que Ucrania investigara el papel de Biden en el despido del fiscal general de Ucrania. Trump se vería mal si lo hiciera para ganar una ventaja política sobre un potencial rival. Sin embargo, uno de sus deberes, que los demócratas siempre afirman que hacen, es promover la transparencia y las actividades de lucha contra la corrupción, un motivo noble. La diferencia depende del motivo de Trump, que solo él conocía.

Solo dos demócratas de la Cámara de Representantes votaron en contra de la acusación contenida en el juicio político, y todos los senadores demócratas votaron para remover a Trump. Manchin no mostró ninguna independencia, principio o criterio razonable. Destituir a un presidente por un motivo negativo percibido cuando un motivo perfectamente válido era plausible para un acto por lo demás normal es descaradamente partidista e irrespetuoso con el pueblo estadounidense y la Constitución. Manchin no respetó a sus representados, los ciudadanos de Virginia Occidental.

El bombardeo mediático por el juicio político en coordinación con los demócratas y el estado profundo presionó a los congresistas para cerrar filas. Lo hicieron a pesar de saber que Trump no sería condenado. Lo que está en juego será mucho mayor y con más presión si los demócratas controlan el Senado. La actuación de Manchin en el juicio político indica que hará lo que sea conveniente, no lo correcto.

Loeffler, Purdue y Trump tienen razón en que el futuro de la libertad se decidirá en la papeleta de Georgia el 5 de enero. Sus oponentes se niegan a responder preguntas sobre el fin del filibusterismo y el aumento de magistrados de la Corte Suprema. Lo aumentarían para imponer su agenda y perpetuar su poder. Las promesas de Joe Manchin no deberían engañar a nadie que valore la libertad y la prosperidad.

Steven Hecht

LOS COMENTARIOS EXPRESADOS, SON AJENOS AL NOTICIERO EL VIGILANTE

LEAVE A REPLY