SHARE

Según la propaganda cubana, Fidel Castro “creó” al médico cubano de hoy y le inculcó la “devoción” por atender la salud del enfermo. La realidad es que Cuba era el París del Caribe antes de Castro. Era un país próspero, con varias industrias que Castro aniquiló. Tenía ya buenos hospitales y medicina, Castro no la inventó. En cuanto a la devoción del médico, sin duda, trabajan por devoción porque lo que reciben como remuneración son menos que migajas.

La realidad es que desde el infierno donde seguramente se encuentra junto a Pol Pot, Hugo Chávez, Stalin, Hitler, Che Guevara, Mao y muchos otros psicópatas asesinos iguales a él, Castro se anotó un hit con su programa de las brigadas médicas cubanas.

Para empezar, no las envía en su mayoría a países que no puedan pagar. Las han enviado a los países árabes, donde les pagan hasta más de $20 mil por cabeza, países ricos cómo Andorra, de dónde ni siquiera publican cuánto pagan.

Con la pandemia del virus chino, la publicidad para las brigadas cubanas se elevó, inicialmente. Sin embargo, con el pasar de las semanas, se puso en evidencia que las brigadas no conocen la medicina del primer mundo (problemas en Europa, por ejemplo), y ponían en riesgo a los pacientes.

Se supo también que no conocían los aparatos de la medicina moderna, y hubo casos en los que se teme que perdieron pacientes por ignorancia del médico cubano que por más bien intencionado que sea, no puede conocer lo que nunca ha visto. Es decir, la medicina en la isla no es como la pintan. Y si no es así, que lo digan las Mack, promotoras y defensoras del castrismo en Guatemala que se van a curar a Houston y no a La Habana.

En Andorra, para rematarla, al llegar la brigada, uno de ellos dio positivo al virus y permanecieron en cuarentena por largo tiempo en lugar de cumplir la misión para la que llegaron. Pero Cuba, cobró igual.

Total, negocio redondo que estudiosos del tema estiman que representa para la Habana un ingreso de aproximadamente $10 mil millones sólo en este 2020. Aún quedan aproximadamente 50 mil médicos cubanos dispersos en poco más de 60 países. Es bien sabido que Cuba retiene entre el 80 y el 95% del salario que el país anfitrión paga a cada médico.

En Guatemala, hay médicos y enfermeras cubanas trabajando, pero también tenemos técnicos haciendo trabajo médico, choferes cubanos y sobre todo, un gran personal de inteligencia cubana. Se estima que hay inteligencia cubana en hasta 11 ministerios y dependencias estatales.

Irónico que se atreven a decir que no adoctrinan con su filosofía castrista, cuando públicamente rinden tributo a Castro como gran humanista, cuando sabemos que encarceló a todo aquel que pensara distinto, que tratara de escapar de la Isla, y asesinó empresarios e intelectuales contrarios al comunismo.

Es risible (sarcasmo) que cubanos, incluyendo médicos cubanos, arriesgan su vida para escapar del castrismo. Si fuera la maravilla que pintan, ¿porqué no hay hordas de gente desafiando tiburones para llegar a Cuba, y sí para escapar de la isla? #pensarnoduele #pensarnocuesta #médicoscubanos

BETTY MARROQUIN

LOS COMENTARIOS DE ESTA COLUMNA NO REPRESENTAN LA OPINION DE EL VIGILANTE

LEAVE A REPLY