SHARE

Estamos a solo un día de conocer el resultado oficial de las elecciones en los Estados Unidos de América, las que debido a su importancia representan un interés general de parte de casi todos los gobiernos, pues, de ellas dependerá la continuidad o el giro en la política internacional.

La contienda electoral, enfrenta a los republicanos y demócratas, los primeros encabezados por el actual presidente Donald Trump y su vicepresidente Mike Pence, mientras que los segundos, por el ex vicepresidente de Barack Obama, Joe Biden y la ex fiscal de California y activista social Kamala Harris.

Cada bando, con un claro interés e ideología perfectamente marcados, así por ejemplo, sobre los republicanos pesa la defensa de los valores y la soberanía nacional, pues, bajo el lema hagamos grande de nuevo al país, descansa una férrea creencia en Dios, así como el respeto a la vida del nasciturus, la familia como la base fundamental de la sociedad, la propiedad privada como un derecho elemental, el crecimiento de la industria y el comercio, y desde luego, la tenencia y portación de las armas de fuego.

En el aspecto jurídico, implica además el respeto al derecho de defensa, al debido proceso y a la presunción de inocencia, así como a sostener una clara independencia judicial en busca del bien común. En cuanto al aspecto internacional, garantiza la no intromisión en asuntos internos de un país, la sujeción de los organismos internacionales a la ley y no a prácticas depravadas, la limitación financiera para organizaciones de mercenarios, así como un clima de paz mundial. Al final, el gobierno de la ley y el orden.

Todo lo contrario por parte de los demócratas, quienes no obstante de estar encabezados por un gobierno sobre el que pesan graves acusaciones de corrupción familiar, ha cimentado su lucha electoral en el desorden, la legalización del aborto y el consumo de drogas, la destrucción del núcleo familiar, el fomento al ocio y a vivir de la seguridad social, la repartición igualitaria de la  miseria, el apoyo a asociaciones que atentan en contra el Estado de Derecho y a coquetear descaradamente con gobiernos de corte socialista como Cuba o Venezuela.

Es por ello, que países y organizaciones terroristas, así como los depravados que las componen, han decidido darle un respaldo total al presidenciable Joe Biden, pues, para ellos la llegada a la presidencia del social demócrata, representaría un alivio ante la cacería implementada por el presidente Trump, así como un fondeo multimillonario y una impunidad por los crímenes cometidos.

Por fortuna, el bien siempre triunfa sobre el mal, y aún con la desinformación de diferentes medios de comunicación y algunos malos periodistas que por cierto han sido acogidos por esa gran nación, el mundo entero está en espera de esta elección, pues, de ella dependerá el sostenimiento de la libertad a nivel mundial.

El pueblo del norte ha salido a votar, y el colegio electoral se prepara para llevar a cabo la elección del presidente y vicepresidente de esa nación, ante lo cual, desde este espacio, aprovecho para hacer una llamada para los compatriotas que pueden ejercer el sufragio en ese país, para que salgan a votar por quien representa la libertad y la paz mundial.

Por nuestra parte como Fundación Contra el Terrorismo, seguiremos impulsando la lucha por el Estado de Derecho, así como la defensa de nuestros veteranos de guerra y agentes de la ley, de manera frontal y con toda la agresividad que nos caracteriza.

“El mejor subsidio es un empleo”. Ronald Reagan.

Raúl Falla

LOS COMENTARIOS EXPRESADOS EN EL ARTICULO ANTERIOR SON AJENOS A NOTICIERO EL VIGILANTE

LEAVE A REPLY