SHARE

Les comparto mi entrevista con el Perito Contador, José Domingo Rizzo Leal, sobreviviente del ataque perpetrado por el EGP (Ejército Guerrillero de los Pobres, el 5 de septiembre de 1980 en el Parque Central de la zona 1, de la Ciudad de Guatemala. Una víctima de la guerrilla que se atreve a alzar la voz.

Es importante que las nuevas generaciones escuchen estas historias, que los maestros de escuela no les enseñan.  Un país que no tiene claridad sobre su Historia está condenado a repetir los mismos errores del pasado. Los jóvenes deben de entender que el conflicto armado interno fue una guerra de guerrillas sucia, cómo se peleaba en muchas partes del planeta, en la que ambos lados cometieron excesos. Deben entender que la justicia no es justicia si es parcial. Y que la firma de los Acuerdos de Paz nos fue vendida a los ciudadanos cómo la forma de poner fin al conflicto, y reconstruir una Guatemala unida, no sumida en una venganza sin cuartel de un lado hacia el otro.

 
1. Señor Rizzo, le agradezco nos lleve a ese terrible 5 de septiembre de 1980. ¿Cuéntenos qué hacía usted ese día? 

Gracias Licenciada Betty Marroquín, por invitarme a compartir este capítulo de mi historia. Para mí es un honor participar en su programa, no obstante que físicamente estoy a miles de kilómetros de mi Guatemala, le envío mi saludo atento y respetuoso a usted y a su audiencia.    

 Ese 5 de septiembre de 1980, no era un día cualquiera, por asuntos de orden personal, estaba entusiasmado y dando gracias a Dios, por bendiciones recientemente recibidas. Yo tenía 44 años de edad. 
 

Trabajaba en el Banco de Guatemala, una gran institución, donde laboré por espacio de 25 años. En 1959, me inicié como cajero en la agencia de mi pueblo, Salamá, y me retiré jubilado, 25 años después, siendo el jefe de la Sección de Tesorería del Banco de Guatemala.   

Por la mañana salí a Palacio Nacional. Tenía que atender algunos asuntos en el edificio de gobierno. En el Parque Central, solicité un lustre; mientras un muchacho muy atento, a quien ya conocía, lustraba mis zapatos, yo disfrutaba leyendo Prensa Libre; el día transcurría normalmente, presurosos, cientos de hombres, mujeres y niños, deambulaban de un lugar a otro, gente de mayor edad, animaba sus tertulias en las bancas del parque, supongo, comentando las últimas noticias, quien sabe, a lo mejor, contando historias del pasado; laboriosos hombres de toda edad, ofrecían sus servicios: los que cuidan y lavan carros, los vendedores de periódicos, los que ofrecen lustre, y tantas cosas más, el ambiente era por demás, interesante y agradable.   

No puedo precisar la hora, pero inesperada e intempestivamente, de manera abrupta, salvaje y violenta, la paz y la tranquilidad de la escena fue interrumpida por un estruendo descomunal, que es imposible de explicar en detalle, en el mismo instante, surgió un dantesco huracán de fuego, que calentó el ambiente en extremo, el muchacho que me lustraba estaba en el suelo, yo también, volaron por los aires, tierra, maleza, piedras, metales retorcidos, ramas y hojas de los árboles, humo en abundancia y lo más dramático y lamentable, partes de cuerpos humanos descuartizados, algunos estaban colgando en las ramas de los árboles. Había un olor fétido, saber a qué. Después por las noticias me enteré en detalle de los pormenores de lo acontecido.   

Me incorporé, estaba saturado de tierra y humo, no perdí la calma, pero estaba estupefacto, perplejo, escuchaba poco, pero escuchaba, un ruido ensordecedor prevalecía en mis oídos, algo así como un pitio, un sonido fuerte y molesto. El escenario era terrible, horroroso e indescriptible, todo había cambiado en cuestión de segundos.   

 La gente corría asustada y despavorida de un lugar a otro, se escuchaban gritos y lamentos por todos lados, gritos de gente pidiendo auxilio, hombres mujeres y niños, sangrando, unos renqueando y otros gateando sin rumbo fijo, era un cuadro de angustia, dolor y terror indescriptible, era el caos en su máxima expresión, era un cuadro dantesco de sufrimiento y desesperación, el muchacho que me lustraba me señalaba una pierna cercenada, que estaba en el pasillo a pocos metros de nosotros, con claridad la divisé, por el zapato, supongo que era de hombre, un cuadro horrible, una joven dama corría con dos niñas por ese pasillo, una niña en cada mano, la niñas corrían a la par de la dama, la dama y las pequeñas, tropezaron con la pierna que estaba tirada en el piso y cayeron de bruces, el muchacho que me lustraba, presuroso, las levantó.   

Estaba tranquilo, no perdí la serenidad. El auxilio y los entes de seguridad coparon el escenario. Dando gracias a Dios por estar con vida, opté por buscar mi vehículo y retirarme del lugar.      

 
2. ¿Qué secuelas le dejó física y anímicamente? 

 
Anímicamente no me afectó, pero físicamente sí. Mi capacidad auditiva disminuyó considerablemente, a tal grado que, para atender mi desenvolvimiento laboral y cotidiano, he tenido que usar aparatos auditivos.  

Aquí en los Estados Unidos de América, durante veinte años trabajé en bancos e instituciones financieras, e incluso durante varios años fui District Manager para el Sur de California de la compañía Ría Envía, y gracias a Dios, haciendo un esfuerzo y con el uso de mis aparatos auditivos superé el problema de poca audición. Actualmente estoy en condición de retiro.   

3. ¿Considera usted que eso fue una acción de terrorismo, ¿cómo se concibe en este siglo XXI? 

 
Todos sabemos lo que es y lo que persigue el terrorismo.  

Sus fines son macabros, despiadados, infames e inhumanos, y consiste en utilizar medios salvajes para asesinar masas y causar destrozos materiales.  

A los sanguinarios terroristas guerrilleros de la URNG, les vale madre la supervivencia e integridad humana. 

 Los sanguinarios y criminales terroristas guerrilleros de la URNG no son la excepción, estas mascotas de satanás, son auténticos émulos congénitos del despiadado terrorismo que en su máxima expresión practican Boko Haram, El Estado Islámico, Los Talibanes, y otros sanguinarios más de su mismo género incluyendo, digamos, a personajes de mente infectada por el germen putrefacto de la violencia, la maldad y el desprecio por la vida humana, como, por ejemplo, Pablo Escobar, Abimael Guzmán, y otros degenerados más.    

Los sanguinarios terroristas guerrilleros de la URNG, lograron su cometido en el Parque Central, fue un acto salvaje y despiadado, para ellos este acto demencial fue de excelentes resultados, cumplieron a cabalidad con lo que buscaban: descuartizar seres humanos inocentes, causar impedimentos físicos de por vida a cientos de personas que nada tienen que ver, destrozos materiales y sembrar terror.    

4. Cómo víctima de la guerrilla, ¿le gustaría que se tomaran acciones legales contra los responsables y se hiciera justicia? 

 
Qué acciones legales se pueden tomar en contra de la basura humana, como la URNG en un país como Guatemala, donde la justicia vale madre; donde no existe un verdadero Estado de derecho; donde las acciones legales se resuelven con acuerdos de compadre hablado; donde las leyes se aplican de forma arbitraria, parcial y selectiva; donde se politiza la justicia y se judicializa la política; donde si un joven de barrio pobre, en la escuela dispara un arma, la justicia lo mete al bote a él y a su padre, pero si el nieto de un arrogante, prepotente e intocable pelagatos con aires de grandeza, dispara un arma en un colegio de alcurnia, el aprendiz de gatillero es absuelto; qué podemos esperar de las leyes de un país donde los testigos de cargo presentados por las autoridades son criminales sanguinarios que están purgando penas en la cárcel por sus fechorías; que justicia puede haber en Guatemala donde damas encapuchadas acusan como testigos de cargo.  

Qué justicia puede haber donde los criminales cobardes terroristas guerrilleros de la UNRG, asesinaron a dos embajadores y también a miles de personas inocentes, con el agregado de que cometieron toda clase de delitos, como secuestros, robos, cobro de impuestos de guerra, a punta de dinamita destruyeron la infraestructura del país, incendiaron la propiedad privada y pública, entre esos incendios convirtieron a cenizas más de cien registros civiles y municipalidades, dejando en el limbo de la identificación a millones de guatemaltecos, y miles de delitos más, y la justicia, bien gracias.

 5. ¿Qué acción legal tomó usted, si alguna? 

Durante el mandato en el MP de la Doctora Claudia Paz y Paz, y durante el tiempo de la Licenciada Thelma Aldana, envié una denuncia, en el sentido de que se hiciera justicia por el bombazo del Parque Central y hasta la fecha estoy esperando la respuesta. En mis notas, no acuso a nadie, pero pido que se investigue y se proceda en contra de los culpables.   

6. ¿Quiere dejar algún mensaje a los jóvenes que no vivieron la era del conflicto armado? 

 
Estudio, educación, honestidad, trabajo y fiel cumplimiento de las leyes.    

PD: Independientemente del tema del terrorismo de la URNG, si me permite, le comento lo siguiente: 

En tiempos del enfrentamiento armado en Guatemala, las huestes subversivas de la URNG., en sus mítines, tanto en la USAC como en cualquier otro lugar, se lucían profiriendo los más reacios, hirientes y vulgares vituperios e insultos, en contra del pueblo y gobierno de los Estados Unidos de América; y como corolario de sus actos antimperialistas, rasgaban, pisoteaban, escupían e incendiaban la bandera de las barras y las estrellas; pero estos mismos cobardes, indignos y poco hombre de los adeptos de la URNG., cuando se vieron perdidos, en lugar de encaminar sus pasos hacia Cuba, cínicos que son, por miles se vinieron a refugiar a este bello y generoso país de libertad y progreso, de los Estados Unidos de América, donde viven bien, se visten bien y se hartan bien y, además, han logrado la superación integral de sus familias.  

El día que este país, de donde gracias a Dios yo soy ciudadano, se vea involucrado en una conflagración mundial, que de por seguro que tiene miles de alacranes entre la camisa. Y le voy a decir, por qué 

Hace años, con mi esposa asistíamos a un gimnasio, casualmente conocimos a un par de esposos setentones, de origen guatemalteco, nos presentamos, resultó que ellos son de una aldea de Rabinal, y yo de Salamá, pues hicimos buena platica. 

Me contaron que ellos, los dos, de jóvenes, eran guerrilleros, su función era en cuanto al cumplimiento de “correos”, estando en ese trajín, se unieron como pareja, pero cuando supieron que en la aldea los andaban buscando, huyeron para California.  

Aquí se casaron, tuvieron dos hijas que hoy son profesionales universitarias, tienen casa propia, al gimnasio llegaban en elegante y lujosa moto de tres ruedas, gafas y ropa deportiva.  

Me comentaron que a ellos los engañaron, aleccionándolos para odiar al imperio americano, a los empresarios y a los ricos, pero que, al llegar a este país, y vivir largo tiempo aquí, se han dado cuenta que todo lo que les dijeron es mentira. Pero también me agregaron que aquí, según tienen conocimiento, saben que tanto de El Salvador, como de Guatemala han venido miles de fervientes admiradores del castrocomunismo, exguerrilleros en nuestros países que aún persisten con sus ideas totalitarias.  

Saludo respetuoso para usted.  

José Domingo Rizzo Leal 

14 de septiembre de 2020  

BETTY MARROQUIN

LEAVE A REPLY